DESTACADOS NEURÓLOGOS DE LA RED ASISTENCIAL EXPUSIERON EN JORNADA DE CAPACITACIÓN PARA ABORDAR LOS ATAQUES CEREBROVASCULARES Y EVITAR SECUELAS

1215

Hospitales de Castro y Ancud cuentan con tratamiento que ayuda a evitar la discapacidad física e intelectual de esta enfermedad que causa la mayor cantidad de las muertes en el mundo

Conocer los síntomas y actuar a tiempo es vital para reducir los riesgos que conlleva el Ataque Cerebro Vascular (ACV), por ello los neurólogos de la red asistencial del Servicio de salud Chiloé, integrado por el Dr. Juan García, Dr. Gonzalo Hidalgo, del hospital de Ancud; la Dra. Sofía Guerrero, el Dr. Miguel Chávez, del Hospital de Castro y el Dr. Fernando Maldonado, que cumple funciones en los hospitales de Castro y Quellón, junto a la fisiatra Dra. Karol Obregón  de la Unidad de Coordinación de Medicina Física y Rehabilitación del Servicio de Salud Chiloé y la enfermera del SAMU Valeria Andrade,   se dieron cita en la capital provincial para capacitar a los profesionales de la salud del Archipiélago entregando conocimientos y medidas prácticas que permitan  actualizar habilidades y competencias de los equipos de la red de atención primaria.

Los ACV son la principal causa de muerte del país y la segunda a nivel mundial. La prevalencia en Chile alcanzó 2,6% de la población de acuerdo con la última Encuesta Nacional de Salud, y aunque no es estadísticamente significativo, el estudio mostró un incremento de 1,7% a 3,2% en casos de ACV en mujeres.

Entendiendo la importancia de actuar a tiempo es que el director del Servicio de Salud Chiloé, Germán Echeverría Prieto, destacó el interés de los neurólogos de la red asistencial que participaron de la jornada, lo que permite tener a nuestros funcionarios capacitados para brindar una mejor atención a los usuarios que llegan en busca de atención a los distintos recintos de salud.

En Chiloé, los hospitales de Ancud y Castro, han implementado un eficaz tratamiento que permite, si es aplicado antes de las cuatro primeras horas de ocurrido el ACV, disminuir las secuelas a través de Tratamiento Trombolítico, cuya ventana terapéutica es muy acotada (solamente 4,5 horas para la trombólisis intravenosa, permitiendo aumentar el porcentaje de personas que consulten oportunamente en los servicios de urgencia.

La clave, según los expertos radica en consultar de inmediato, aun cuando los síntomas hayan desaparecido.

Las cifras de personas diabéticas, hipertensas y usuarios con antecedentes de ACV bajo control en la atención primaria de salud van en aumento, por ello resulta trascendental educar a la comunidad respecto de cómo identificar los síntomas de esta afección causada por la pérdida súbita de flujo sanguíneo cerebral o por el sangrado dentro de la cabeza, que en términos simples hace que por la falta de oxígeno las neuronas se debiliten o mueran.

El tiempo que transcurre entre la aparición de los síntomas del accidente vascular, vale decir el déficit motor, el déficit sensitivo, el trastorno del lenguaje o la deformidad a nivel del rostro generalmente de un solo lado no debe ser más de 4 a 6 horas para iniciar el tratamiento, lo ideal es hacerlo en forma inmediata durante las primeras horas para asegurar un óptimo resultado.

Entre los factores de riesgo más conocidos que inciden en un ataque cerebrovascular son la hipertensión arterial, dislipidemia (colesterol alto), el hábito de fumar, diabetes, obesidad, sedentarismo, exceso de sal en la dieta y el alcohol.

En Chile, el Ataque Cerebro Vascular (ACV) se ha convertido en la primera causa de muerte, cobrando la vida a cerca de 9 mil personas al año convirtiéndose en una de las principales causas de discapacidad en adultos, ocasionado graves lesiones cerebrales.

Por ello la importancia de disminuir el consumo de sodio, el sedentarismo y adoptando una alimentación saludable que ayude a evitar ésta y otras enfermedades.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ataque cerebral, de las cuales 5 millones fallecen y 5 millones quedan permanentemente discapacitados.

Para prevenir es vital realizar exámenes que identifiquen elementos de riesgo como diabetes, hipertensión, o colesterol alto y seguir las indicaciones médicas respecto a disminuir el consumo de sal, mantener bajo control la presión arterial, no fumar, moderar el consumo de alcohol y realizar actividad física con regularidad para evitar el exceso de peso.

¿Cómo reconocer un ACV?

Si usted o alguien  presenta falta de sensación, debilidad o parálisis repentinas en la cara, el brazo o la pierna, especialmente en un lado del cuerpo; problemas repentinos para hablar o entender; problemas repentinos para ver con uno o los dos ojos; dificultad para caminar, mareo, vértigo, pérdida del equilibrio o falta de coordinación; dolor de cabeza súbito y de gran intensidad, debe consultar de inmediato, y si está con alguien con un ataque cerebral, llame de inmediato al 131 y siga las instrucciones.