Por amplia mayoría la Cámara de Diputados aprobó una decena de observaciones presentadas por el Presidente Sebastián Piñera incluidas en el veto que envió al Congreso para insistir en la entrega de un bono de Ingreso Familiar de Emergencia destinado al 60% más vulnerable de la población.

El diputado de RN y miembro de la comisión de Hacienda, Alejandro Santana, calificó esta aprobación como una buena noticia “Esto incluye también incorporar a 460 mil adultos mayores que no estaban considerados en la primera parte del proyecto, y eliminar el tramo del 40 al 60% de mayor vulnerabilidad permitirá que la gran mayoría de estos potenciales beneficiados reciban el beneficio durante el mayo”.

Además, dejó la puerta abierta para la entrega de nuevos beneficios “Somos partidarios y se lo hemos planteado constantemente al ministro que esta debe ser la primera etapa de otras tantas que deben venir en ayuda de los trabajadores independientes o informales”, agregó.

En ese sentido, Santana señaló que “este camino no termina con este Proyecto, sino que marca un primer paso. Hay que ir evaluando la evolución de los efectos de la pandemia para poder –seguramente- implementar  otra batería de recursos. El hecho de que sea progresivo marca una luz de esperanza de que los efectos debieran ir disminuyendo. Si no es así, no tengo dudas de que esto se irá replicando a contar del mes cuarto en adelante”.

Con la aprobación en el Parlamento se mantiene el beneficio decreciente en el tiempo, es decir, se entregará un bono per cápita de $65.000 durante el primer mes; $55.250 el segundo; y $45.500 durante el tercero. Junto a ello se eliminó la diferenciación entre tramos y quedó igualado para el 60% de la población más vulnerable. Lo que ahora deberá ser ratificado por el Senado.

“No tengo ninguna duda de que los obstruccionistas de siempre van a votar en contra o se van a seguir absteniendo en esta y en las siguientes iniciativas, pero también tengo la impresión de que ganó la gente y perdió el obstruccionismo”, sentenció.