La profesional chilota relató la experiencia de haber estado estudiando fuera de la isla y regresar a su tierra a desempeñar su subespecialidad en el hospital de Castro. 

Al hablar de su vida en la isla, de su infancia, de sus estudios en el exterior y, posteriormente, de su retorno a Chile, la doctora Daniela Muñoz Santana, cardióloga pediatra, quien hoy se desempeña en el Hospital Base de Castro, se muestra emocionada. Expresó que para ella siempre fue un anhelo el regresar a su tierra y poder contribuir a la salud pública desde su área. Reveló que la vida en la isla es única, y que, pese a haber estado viviendo en grandes ciudades, siempre quiso retornar.

“Mi primera experiencia en Chiloé fue en la atención primaria, antes de la especialidad en pediatría y, posteriormente, una vez concluida la especialidad, retorné a trabajar a la red como pediatra en el hospital de Ancud, donde estuve alrededor de un año y medio y, finalmente, terminé trabajando en el hospital de Castro para luego ir a realizar la formación de cardiología pediátrica”.  Así relató sus primeros pasos en la red de salud pública de la provincia de Chiloé, la doctora Daniela Muñoz.

LA SUBESPECILIDAD

La profesional, detalló que la cardiología pediátrica es una subespecialidad de la pediatría que busca hacer diagnóstico, tratamiento y seguimiento de pacientes en edad pediátrica, que va desde los cero a los 15 años de edad, generalmente. “En algunos hospitales se atiende a pacientes hasta los 18 años, pero en general, la edad pediátrica para la atención en red es de menores de 15 años. En el hospital atiendo todas las afecciones del corazón y los grandes vasos, ya sea por enfermedades congénitas o adquiridas en los niños y adolescentes menores de 15 años” explicó.

La doctora detalló que las consultas son bien variadas, pero que existe un grupo especial que son los recién nacidos, que es donde ellos tienen mucho que hacer, ya que en este lapso de la vida se inician un grupo de enfermedades que se denominan cardiopatías congénitas. “Son enfermedades, mal formaciones, que vienen desde la concepción, del útero, y que son niños que nacen con estos padecimientos y que el diagnóstico muchas veces se hace una vez que nace y desde ahí los comenzamos a atender hasta que se van y hacen la transición al cardiólogo adulto. En el policlínico de cardiología recibimos pacientes de todas las edades, yo tengo pacientes desde los cero días hasta cercano a los 15 años”.

La cardióloga pediatra dijo que las consultas más frecuentes son los soplos cardiacos, los dolores en el pecho en los niños y los desmayos.

En lo que respecta al cuidado que se debe tener con los menores y la actual pandemia, la profesional manifestó que los cuidados recomendados son en primer lugar el distanciamiento social, el lavado de manos frecuente y bien realizado, el uso de las mascarillas cuando corresponda y también que los padres tengan el cuidado de apoyar a sus hijos en estos momentos en donde el encierro genera ansiedad, problemática de la que los menores no están exentos por los distintos cambios de vida a los que se han sometido por causa del virus.