Los y las socialistas y militantes del Partido Socialista organizados en la corriente de opinión Recuperación Socialista a nivel nacional manifestamos nuestro total repudio a la violencia ejercida permanentemente a manos de civiles, empresarios y agentes del estado – por cientos de años y en este último periodo– al pueblo Mapuche desde el Bio Bío al sur, así también como a los habitantes de las comunas aledañas, donde el ejecutivo no ha dado las garantías necesarias de protección a las familias más humildes de la zona.

  1. Exigimos imperativamente al Gobierno iniciar unproceso de diálogo activo con el pueblo mapuche, cuyo punto de partida debe estar basado en:

 

(a)       Un compromiso por parte del ejecutivo de terminar la represión del pueblo Mapuche, retirando todo el aparato militar y policial de las provincias de Arauco y Malleco.

(b)      Terminar con los grupos armados que pretenden imponer justicia más allá de los márgenes del Estado democrático de Derecho y utilizar las distintas herramientas legales existentes.

(c)       Aplicar la adecuación al reglamento carcelario inmediatamente, según los estándares del convenio internacional 169, ratificado por Chile el año 2008.

(d)      Realizar una agenda de trabajo que contemple las demandas históricas y actuales del pueblo Mapuche, pero que incluya la consolidación de un Estado Plurinacional, construido sobre el valor de la Legítima Autodeterminación de los Pueblos Originarios.

 

Así mismo, exigimos al gobierno el cese de las hostilidades y gestionar de inmediato la solución a los ejes que dificultan la instalación de un proceso de diálogo:

(a)       Derechos y reconocimiento del Pueblo Mapuche: reponer con carácter de urgencia en el debate legislativo la Ley que reconoce al pueblo mapuche, realizando las acciones necesarias para lograr los acuerdos necesarios en el parlamento.

Además, es necesario asegurar la participación del pueblo Mapuche en la convención constitucional y construir entre todas y todos el nuevo pacto, donde quede establecido la relación del Estado con el Pueblo Mapuche y los pueblos originarios en cuanto a autonomía, territorio, y derechos colectivos.

(b)      Poner fin a la huelga de hambre: entablar un diálogo abierto con los comuneros Mapuches en huelga de hambre y sus representantes.

El gobierno debe cumplir con su obligación constitucional y asegurar la vida del Machi Celestino Córdova según lo dispone el artículo 10.1 del Convenio 169 OIT, incluyendo las gestiones necesarias para que realice la sanción carcelaria en su Rewe.

(c)       Libertad a los comuneros encarcelados formalizados: solicitar al poder judicial acelerar todos los procesos a comuneros mapuches impedidos de libertad, cuyas causas estén pendientes y otorgándoles un espacio de menor riesgo de salud, acorde a su raigambre.

 

  1. Demandamos crear las condiciones necesarias para un diálogo real, esto solo será posible si el gobierno NO se hace cómplice – con su silencio u omisión – de declaraciones como la realizada por la Multigremial Nacional (que agrupa a 165 gremios), el viernes 07 de agosto pasado. Declaración que transgrede el estado de derecho y amenaza al país con acciones desconocidas, en caso que el Estado y sus poderes ejecutivo y legislativo no actúen de acuerdo a sus demandas planteadas en ella.

Frente a esto:

(a)    Exigimos al gobierno, a los poderes del Estado, a los organismos representantes del empresariado y comercio en Chile, como SOFOFA y CPC, fijar una postura clara en relación a este tipo de provocación inaceptable, la cual amenaza directamente la institucionalidad.

(b)    Rechazamos la declaración de la Multigremial Nacional, pues como en el pasado reciente – 1970 /1973 – este tipo de organización actuaron y actúan como un poder oculto de un sector de la derecha política, que intentan – lo dijo ya el compañero presidente Salvador Allende – con mano ajena abordar con métodos violentos la solución a una crisis política, social y económica que ya no pueden controlar.

(c)     No toleraremos este antiguo método de solución – de grupos sociales y económicos que deslindan en conductas políticas fascistas y que se arrogan la representación de las mayorías silenciosas – a una crisis que el gobierno es incapaz de salvar.

 

  1. Al gobierno, a algunas organizaciones gremiales y grupos oscuros que atacan a mansalva al pueblo movilizado, NO olviden que el pueblo soberano expresó lo que quiere para nuestro país… los jóvenes, las mujeres, nuestras organizaciones sociales, gremiales y sindicales, dijeron basta:
  • A los abusos de este sistema neoliberal que tanto daño ha provocado al país y a la vida cotidiana de la gran mayoría de chilenos y
  • a la actual Constitución que ha permitido y avalado el ejercicio de la violencia para ejercer el poder de unos pocos.

El próximo 25 de octubre será el primer paso para consolidar la demanda del pueblo de Chile, expresada por millones de chilenas y chilenos en el Estallido Social del 18 de octubre del 2019, cuyo preámbulo lo establecieron las mujeres en marzo y los jóvenes desde la revolución pingüina.

El 25 de octubre próximo APRUEBO UNA NUEVA CONSTITUCIÓN, a través de Convención Constitucional, para avanzar en la transformación de Chile en un país más justo, sin abusos, más inclusivo e igualitario, más humano y fraterno. APRUEBO UNA NUEVA CONSTITUCION que establezca la Plurinacionalidad, integrada al principio de la autodeterminación de los pueblos, y el reconocimiento de los pueblos originarios. Que Chile deje de ser un Estado subsidiario y pase a ser un Estado Democrático y Social de Derecho.

 

 

 **Corriente conformada, entre otras personas, por Maya Fernández, Manuel Monsalve, Marcelo Schilling, Mahmud Aleuy y Carmen Andrade.

 

CORRIENTE DE OPINIÓN

PARTIDO SOCIALISTA DE CHILE