Uno de los rubros más golpeados en los económico por las medidas sanitarias adoptadas por las autoridades para evitar la propagación del Covid-19 es el de los transportistas, quienes se encuentran imposibilitados de ejercer normalmente sus funciones habituales y en algunos casos, con sus actividades completamente paralizadas.

Es por ello que el diputado Alejandro Santana presentó un proyecto que busca otorgarles un pequeño respiro, buscando extender hasta el año 2022 los permisos de operatividad para el transporte escolar, buses urbanos, buses rurales, taxis básicos y de turismo, taxis colectivos y taxis ejecutivos cuya antigüedad máxima permitida caduque durante el año 2020 y el 2021.

Según indicó el parlamentario ”sectores como el transporte están viviendo una  situación compleja, por lo que corresponde, como un gesto mínimo, facilitar la postergación de 2 años para la renovación de aquellos permisos que tienen vencimiento hoy, o de un año para aquellos que tienen vencimiento el 2021”.

A juicio de Santana “los transportistas escolares se encuentran a la deriva, imposibilitados desde hace 4 meses de desempeñar sus funciones; en una situación similar está el transporte remunerado de pasajeros menor, taxis, colectivos, vehículos de turismo, entre otros, debido a la reducción del tránsito de personas y a las restricciones sanitarias. Lo mismo ocurre en el caso de los dueños de buses rurales y urbanos que han debido extremar esfuerzos para mantener su operatividad, debiendo afrontar grandes pérdidas”.

De todas formas, el diputado Santana señaló que la autoridad debe velar porque los vehículos se encuentren aptos para transportar personas: “Esto no significa que haya que perder de vista la fiscalización de las maquinarias, y exigir el cumplimiento de las normas de seguridad como la revisión técnica, acogiéndose por completo a las normas del tránsito”, puntualizó.