El resultado oportuno de este procedimiento, es lo que permitirá diagnosticar la extensión de un cáncer, y decidir conductas en el tratamiento de los pacientes

 

Pioneros en la provincia, la Unidad de Anatomía Patológica y el Servicio de Cirugía del hospital base de Castro, realizaron las primeras biopsias rápidas, que permitirán dar una cirugía más segura a pacientes con cáncer.

La biopsia intraoperatoria, es aquella que se lleva a cabo durante el acto quirúrgico, conocida también como biopsia contemporánea o biopsia rápida.

Este procedimiento, de acuerdo a lo explicado por el cirujano jefe de Comité Oncológico Chiloé, Dr. Diego González Carvajal, quien se desempeña en el Servicio de Cirugía del hospital base de Castro, es solicitado por el cirujano y obedece a una situación de confirmación durante el acto quirúrgico, de cuya resolución va a depender el curso de la intervención, ya que permite asegurar el objetivo de la cirugía oncológica, al no dejar tejido con cáncer, y/o decidir un cambio de planes que favorezcan al paciente, a través de un informe inmediato dado por el médico anatomopatólogo.

 

Esta técnica, denominada biopsia intraoperatoria, aclaró el Dr. Diego González Carvajal, se usa como apoyo fundamental en el tratamiento quirúrgico de patologías oncológicas.

“Los principales objetivos de la biopsia rápida son poder establecer  y determinar la naturaleza ya sea benigna o maligna de una lesión, además determinar la extensión de ésta evaluando los márgenes quirúrgicos, para no dejar tejido con cáncer, y apoyar en la toma de decisiones dentro de la cirugía que vayan en beneficio del paciente. Básicamente, la técnica consiste en la obtención intraoperatoria de un fragmento de tejido”.

Para efectuar  el análisis, se toma una muestra de tejido: “El tejido en fresco, es examinado por el patólogo quien lo describe y realiza cortes pequeños y delgados de las regiones representativas”.

Este procedimiento es apoyado por un tecnólogo médico quien ubica el tejido en una resina para congelación y es llevada a un criostato, donde es congelado a temperaturas menores de -20 grados durante un tiempo aproximado de 3 a 4 minutos. Luego, en el interior del criostato es cortado con un micrótomo obteniendo cortes de 4 a 6 micras de espesor. Los cortes obtenidos se ubican en una lámina portaobjetos y posteriormente se colorean con azul de metileno, azul de toluidina o hematoxilina eosina. Al final del procedimiento, el patólogo observa la preparación y emite un diagnóstico.

El resultado oportuno de este procedimiento, es lo que permitirá diagnosticar la extensión de un cáncer, y decidir conductas en el tratamiento de los pacientes.

 

Cabe recordar que la iniciativa comenzó a gestarse desde la red oncológica Chiloé en conjunto con el Comité Oncológico, liderado por el cirujano jefe de comité oncológico Chiloé, Dr. Diego González, profesional de  Servicio de Cirugía del hospital base, a cargo del Anátomo Patólogo de hospital de Puerto Montt Dr. Daniel Nahmias, con la colaboración del Dr. Edgardo Apablaza, y Jonathan Agurto, tecnólogo médico de comité oncológico del hospital de  Quellón, quien destina algunas horas al hospital de Castro para desarrollar estas funciones.

 

La implementación de esta técnica es un gran avance en materia de salud para toda la provincia, que por primera vez se realiza en Chiloé, entregando mayor resolutividad a los usuarios de toda la red asistencial del Archipiélago.

Cabe recordar que antes de su aplicación los pacientes eran derivados para este procedimiento al hospital base de Puerto Montt, lo que congestionaba la red y podría retrasar el acto quirúrgico.