El diputado de Renovación Nacional, Alejandro Santana junto a un grupo parlamentarios de la colectividad  presentó un proyecto que busca que los bancos e instituciones financieras no puedan acceder al historial financiero de deudas “Dicom” de los clientes, desde la publicación de la ley hasta 60 días después de que termine el Estado de Catástrofe.

“Hay muchos chilenos que no han podido optar a créditos por su historial financiero. Esta solicitud lo que busca no es un perdonazo ni a una condonación de deudas, es sólo que se omita información sobre carga financiera, para que ello no sea motivo de rechazo de un crédito mientras dure la emergencia sanitaria”, dijo Santana.

En esa línea el legislador por Los Lagos, agregó que “hemos planteado que no se comunique el Dicom, no solo de las empresas y las Pymes, sino que de todas las personas que se encuentran morosas”.

Esta iniciativa se suma a otra impulsada hace unas semanas que busca prohibir transitoriamente la publicación de deudas morosas contraídas por los dueños de las micro, pequeñas y medianas empresas (PYMES) de nuestro país, y por ellas mismas en cuanto personas jurídicas, para que de esta manera puedan acceder al paquete de medidas impulsadas por el Gobierno para enfrentar la pandemia.

El documento indica que el acceso a estos beneficios depende de la evaluación de riesgo de las personas, la que se ha visto agravada tras el estallido social generando una merma en el patrimonio, por lo que “se verán impedidos de acceder a financiamiento”.

Por lo anterior, agrega, es que “resulta justificable el evitar la publicación, información o comunicación de estas obligaciones impagas, por al menos durante un período de tiempo transitorio y excepcional que incluya la vigencia del estado de catástrofe y hasta 90 días tras su cesación, con el objetivo de que el “historial financiero” de las personas, originado en razón del “estallido social” de octubre o la emergencia por Covid, no los castigue o les impida salir del estancamiento financiero”.