El show fue creado y es dirigido por la brasilera Deborah Colker. “Ovo” significa “huevo” en portugués, y es una de muchas conexiones que este montaje tiene con la cultura latinoamericana. Su instalación en el principal recinto techado de Chile es también una demostración del tamaño de los cuadros del espectáculo.

OVO ocupa un lugar especial en la historia del Cirque Du Soleil, ya que fue especialmente diseñada para coincidir con el 25º aniversario de la compañía. Desde su estreno en Montreal en 2009, OVO ha emocionado a más de 5 millones de personas alrededor de todo el mundo. Ahora es el turno de Chile con sólo once funciones, las que se desarrollarán entre el 23 de agosto al 1 de septiembre en el citado recinto enclavado en el corazón del Parque O’Higgins.

Fuente: elmostrador.cl