Patricia Cerda es historiadora y nació en Concepción en el año 1961. En 1986 se radicó en Alemania, aunque desde entonces viaja permanentemente a Chile a realizar investigaciones para luego llevarlas a sus novelas históricas que buscan rescatar la memoria cultural chilena y latinoamericana. La autora presentará su libro “Violeta y Nicanor” este viernes en el Museo Regional de Magallanes, en el marco de una visita que se extenderá por un mes.

La doctorada en Historia en la Universidad Libre de Berlín, quiso conversar con La Prensa Austral sobre este nuevo trabajo, lanzado el año pasado, que se suma a sus dos novelas anteriores, “Mestiza”, una ficción histórica basada en el siglo XVII y “Rugendas”, que reproduce el paso del pintor romántico, por Chile y por América Latina, Juan Mauricio Rugendas.

– ¿Cómo nació la idea de escribir una novela sobre la vida de estos dos hermanos?

-“Yo comencé a escribir una novela sobre Violeta Parra.  Me interesaba el personaje y también se dio sobre todo porque el año 2017 se cumplían 100 años de su nacimiento. Vivo en Berlín, donde hay una biblioteca maravillosa del Instituto Iberoamericano, entonces me puse a hacer la investigación allí y encontré bastante material.  Me fui dando cuanta que mientras escribía esta novela el personaje de Nicanor Parra como que se me metía en el texto y empecé a verlos juntos a ellos dos, y al final, como esto era tan orgánico decidí dejarlo y no solamente hacer una novela sobre ella, sino que sobre los dos y su entrañable hermandad”.

– El libro relata la historia de un alemán que llega a Chile con la idea de investigar a estos dos autores ¿Ese personaje tiene que ver un poco con tu propia búsqueda?

– “Ese personaje que creé para esta novela es una especie de otro yo, el cual vive en Berlín, aunque tiene una biografía algo diferente.  Viene a Chile a investigar sobre estos dos íconos de la cultura chilena y latinoamericana, para entender primero quiénes son, cuál fue su motivación, y cuál es el alcance que tienen para nuestra cultura. Este personaje también lo creé como una manera preguntarme por qué ellos son tan multifacéticos, porque uno siempre va a tener una perspectiva, una interpretación, entonces es imposible decir la última palabra sobre estos personajes”.

-¿Te basaste en hechos reales de la historia de los personajes y los fuiste mechando con la ficción?

– “Sí. Claro, también obtuve mucha información de ellos en conversaciones con Isabel Parra, a quien le gusta la interpretación que he hecho de su madre, lo cual es difícil de alcanzar, y me basé mucho también en las entrevistas que dio Nicanor Parra. El dio muchas entrevistas a lo largo de su vida en las que siempre hablaba de la relación con su hermana. Hay que decir que ellos nunca antes, habían estado juntos en un libro, o sea siempre se les habían sido vistos por separado, ella o él. A pesar de que todos sabemos que eran hermanos entrañables, nunca se había investigado o se había profundizado en lo que significó esa relación, tanto para la poesía de Nicanor Parra y la influencia que Violeta fue para él, y tampoco se sabía cómo Nicanor encausó la corriente creativa de Violeta, ese es uno de los temas centrales de esta novela”.

-¿Esta novela está contada desde la infancia de ambos hasta la muerte de Violeta?

– “Sí, esta novela no fue escrita de manera cronológica ni lineal. Para el lector no hay ningún problema en reproducir esta biografía, que empieza con este matrimonio entre Nicanor Parra (padre) y Clarisa Sandoval, y culmina en la muerte de Violeta. Abarca también la parte como más impactante también de la obra de Nicanor Parra, porque en el año 1967 él ya había publicado su obra fundamental, que son: ‘Poemas y antipoemas’, ‘Versos de salón’ y ‘Canciones rusas’”.

– Yendo un poco a tu historia personal, te radicaste en Berlín en 1986 pero seguiste escribiendo sobre Chile ¿Cómo ha sido vivir allá y cómo ha sido el recibimiento de este trabajo en los lugares donde lo has presentado?

– “En el ‘86 me fui a hacer un doctorado a Alemania y me quedé, pero vengo mucho a Chile, porque ésta es mi tercera novela y siempre que saco un trabajo nuevo lo vengo a presentar y aprovecho entonces de investigar para mi próximo trabajo. ‘Violeta y Nicanor’ lo presenté en la Embajada de Chile en Berlín donde llegó mucha gente. En este momento hay también un proyecto de publicar esta novela en Estados Unidos, pero la verdad es que hay que decir que los caminos de la literatura son lentos, una novela tiene que ir haciendo su camino, y acá en Chile la resonancia que ha tenido la obra ha sido muy buena también. Hay proyectos para sacarla en Francia, pero ya vamos a ver, está empezando a caminar sola”.

– Supe que vas a estar durante un mes en la región. ¿Qué sientes al llegar por primera vez a presentar una de tus obras a una zona tan austral como Magallanes y cuáles son tus planes durante tu estadía en la zona?

– “Para mí es algo que me gusta mucho por lo siguiente; yo vivo hace 32 años fuera de Chile. Me fui con 25 años y conociendo en ese entonces sólo la zona central, más que nada Santiago y Concepción que es donde nací. En esa época la gente viajaba mucho menos y había pocas posibilidades de trasladarse dentro del país, entonces para mí es muy interesante, a través de la literatura, estar conociendo Chile y mi cultura. Es importante porque mi literatura es para Chile, relata principalmente la memoria cultural del país, entonces por una parte está lo que queda en esos viajes y eso en algún momento se transforma en literatura. Todas las experiencias seguro van a quedar en mi imaginario, latente, para ser trabajado en una próxima obra. En el mes que voy a estar el Magallanes me van a llevar a conocer Puerto Williams, Torres del Paine, Fuerte Bulnes y van a ser interesantes también las idea que vayan surgiendo en el camino. Más que los paisajes, me interesa la relación entre el ser humano y el paisaje, ese es el tema que atraviesa todo mi trabajo literario”.

Para quienes quieran vivenciar esta presentación del libro “Violeta y Nicanor”, lo podrán hacer este próximo viernes donde, además de Patricia Cerda, intervendrán el presidente de la Sociedad de Escritores de Magallanes, Víctor Hernández, y la cantautora Sol Domínguez. La cita será a las 19 horas en el en el Museo Regional de Magallanes (Magallanes 949) y la entrada es liberada.

Fuente: laprensaaustral.cl